skip to Main Content

De una estrategia a un producto comercial: nacimiento y evolución del CavoPesto 

Redacción: Stefano Cavoli. 

Esta historia estaba pendiente por ser contada. Esperaba pacientemente el momento, para revelar el proceso de un proyecto de Navidad de @s.cavoli, llevado a la vida comercial.
CavoPesto nació oficialmente en 2018. Estábamos reunidos, cual genios en un laboratorio, desarrollando el perfecto regalo para nuestros clientes. Luego de una copiosa lluvia de ideas, de las cuales, llegamos a la conclusión de que al igual como nuestro trabajo podría calificarse de “hecho a mano”, el regalo debería tener ese mismo encanto. En ese momento varios pares de ojos se posaron en mí y juraría que en cada cabeza había un globito de pensamiento con un frasco de pesto.

 

 

Corría diciembre y sus tapones, por lo que ya quedaba poco tiempo. (Les juro que soy más organizado de lo que parece) y en esa época del año, siempre hay una cantidad extrema de trabajo. Hice una llamada a mi amiga y diseñadora gráfica “outsourced” Ivana Rodríguez.  Le mandé como referencia algunos carteles y letreros que tenía en mi celular, de un viaje a Italia que hice bien rápido, para que entendiera el ‘look and feel’ del pesto y lo que queríamos hacer sentir:  un producto con esencia 100% italiana. De ahí comenzamos a debatir con colores, tipografías, líneas y demás. Resultado final, exactamente lo tenía en mente. 

Pero esto no hacía que fuese más fácil elaborar 130 frascos de CavoPesto. Antes de tomar la decisión de hacer los 130 frascos, había preparado anteriormente para mis amigos… pero en cantidades -edición limitada-  de 2 a 5 frascos. (Parece que los cálculos no los pensé muy bien, en cuanto a esfuerzo de tiempo).  Fueron 4 noches arduas junto a mis amistades metidos en la cocina,  y les confieso que llegó un momento en el que no quería ver más líquido verde cerca de mí. Pero, como “albahaca que está para un pesto, no se la comen en una capresa”, el resultado fue un hit rotundo.  Todos los clientes quedaron encantados, además del pesto, del ‘packaging’ y del producto en sí. Prueba superada, me dije para mis adentros.

(Favor incluir música de suspenso aquí). Desde comienzos de 2019, tenía a personas haciéndome solicitud de compra del pesto, algo que nunca había contemplado. Llega noviembre 2019 y el equipo vota, nuevamente ¡CAVOPESTO! Como dice el refrán “Go Big or Go Home”, me lo tomé muy a pecho y decidí no hacer uno por regalo, sino dos,  y tomando en cuenta los nuevos clientes de S/Cavoli, tuvimos que hacer 400 pestos. Decidimos crear un día de producción con el equipo para que me dieran soporte (porque yo no iba a poder con esa cantidad), lo pasamos súper bien, e hicimos un empaque mucho más impactante, un nuevo pesto (pistacchio) y una tarjeta personalizada. ¿Los resultados? El boom fue aún más grande. No hubo vuelta atrás y tuvimos que entrar al mundo comercial. (Realmente me daba mucha pena no poder dar mi producto a probar a todo el mundo). En la actualidad el CavoPesto ha tenido un crecimiento sorpresivo, y se venden más de 500 frascos al mes en The Butcher Shop y Casa Diccia, y los testimonios de los clientes me llenan de alegría.

Siempre he pensado que “cocinándole a seres queridos, es una de las formas más cercanas y bonitas de enseñar amor y afecto” y ahora más que nunca es lo que todos necesitamos.

Back To Top